Indexación

Los inversores corren un mayor riesgo a medida que el mercado cambia significativamente. Con el impredecible escenario del mercado y el aumento de la inflación, los rendimientos no son los esperados por el inversor. Además, el impuesto sobre la renta tiene en cuenta la inestabilidad del mercado y la inflación a la hora de calcular los rendimientos del capital en la venta de un activo o una inversión.

Aquí la indexación viene al rescate. La indexación es un sistema de regulación económica en el que los salarios e intereses están vinculados al índice del coste de la vida con el objetivo de mitigar los efectos inflacionarios.

La indexación, por lo tanto, ayuda a controlar la ganancia o pérdida de una inversión. Es una técnica mediante la cual los pagos de ingresos se ajustan por medio de un índice de precios para mantener el poder adquisitivo del individuo después de la inflación. Esto ayuda a evitar que se agoten los beneficios de las inversiones por medio de los impuestos.

El beneficio de la indexación es ayudar a regular el precio de compra de la inversión, lo cual es aplicable a las inversiones a largo plazo, incluidos los fondos de deuda y otros activos. Le da una alternativa al aumento del precio de compra del activo, lo que ayuda aún más a reducir el impacto adverso de los costos causados por la inflación.

La indexación hace que las inversiones sean un plan rentable, ya que da al inversor una mayor oportunidad de obtener un buen beneficio, incluso después de los impuestos.

Citar contenido:
Enciclopedia Contable. (2021). Indexación. https://enciclopediacontable.com/indexacion/.
Subir